La conservación de los entornos naturales es fundamental para garantizar el futuro sostenible de multitud de especies protegidas. Así ocurre en el agua y las costas de Isla Chañaral de Aceituno, una zona en la que coexisten diversas corrientes marinas y que propician el tránsito de especies de ballenas, únicas y protegidas, así como otros animales marinos en ruta migratoria.

La limpieza de estas aguas y sus costas cobran una gran importancia ya que de su buen estado depende la salud y viabilidad de las especies marinas que llegan hasta allí. La implicación de la comunidades locales así como las empresas de la zona son la ayuda fundamental para el mantenimiento y respeto de este entorno natural privilegiado.

Una de las recientes iniciativas impulsadas y llevadas a cabo por el Grupo Ibereólica Renovables en Chile, ha consistido en la mejora de las aguas de la Isla Chanaral en la Región de Atacama, que hoy están más protegidas gracias a este proyecto de gran repercusión social y medioambiental.

Un recurso natural esencial para la diversidad biológica

El agua es mucho más que una gran fuente de energía natural. Sin él ningún ecosistema podría sobrevivir. Por ello, cualquier entorno necesita el agua tanto como nosotros respirar.

Recientes informes de la Organización de las Naciones Unidas subrayan la relación entre el agua, la diversidad y el progreso humano. Según la ONU el crecimiento económico y productivo de muchos territorios, especialmente en Latinoamérica, viene determinado por la conservación de ecosistemas que, a su vez, dependen directamente de un suministro abundante de agua potable.

En conclusión, la calidad de las aguas de un entorno natural, incide en la flora, la fauna y también en el desarrollo de sociedades sostenibles. Esta es la razón por la que la implicación del Grupo Ibereólica Renovables en este proyecto, va mucho más allá de un compromiso para garantizar las óptimas cualidades de las aguas de la isla chilena, también conocida como Isla Gaviota. El verdadero objetivo y la esencia de su misión, consiste en preservar un ecosistema único y muy valioso, para cuidar así de todos los seres vivos de dicha región y del futuro de la misma.

Por una isla más limpia. Más viva.

La necesidad de una campaña anual de limpieza tenía como origen la situación crítica en la que se encontraba la costa norteña central de Chile, a cuyas orillas llegaba una considerable cantidad de plástico, boyas y residuos capaces de afectar a la fauna de la zona y dañar su ecosistema.

Para llevar a cabo esta acción, Grupo Ibereólica Renovables colaboró con agentes locales y con Parley for the Oceans, una organización ambiental internacional, dedicada a la limpieza de los océanos. ¿El resultado? El pasado año consiguieron retirar hasta tres toneladas de elementos residuales y se sentó un importante precedente para continuar, también en 2021, limpiando y protegiendo de basura este entorno natural.

Gracias a ello, Isla Chanaral continúa siendo un área natural de preciada diversidad, dentro de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt. Un importante paraje marino que a su vez es hábitat y ruta migratoria de especies protegidas como su comunidad de cetáceos, los pingüinos de Humboldt, los lobos de mar, las aves y algunas especies en peligro de extinción, como el yunco común o la nutria de mar, denominada localmente como el chungungo.

Juntos convertimos cada gesto en algo más poderoso

Porque una isla más limpia, es un océano que goza de una mayor salud, y por tanto, un planeta en mejores condiciones para próximas generaciones. Por ello, cada proyecto apoyado por Grupo Ibereólica Renovables es tan solo un paso más, de todos los que el mundo necesita que demos.

¡Continuemos avanzando por él y por un futuro mejor para todos!