Para Grupo Ibereólica Renovables, hay algo más importante que la implantación de una Central Hidroeléctrica en la zona norcentral de Perú. Lo realmente valioso es que gracias al abastecimiento de energía eléctrica para más de un millón de hogares, la calidad de vida de muchos peruanos ha mejorado. Y seguirá haciéndolo.

Estar cerca para ser parte

A veces no es tan importante estar, como ser. Y eso es algo que el Grupo Ibereólica Renovables sabe muy bien. Prueba de ello es que lo que comenzó siendo un proyecto que les llevó a estar en un abrupto valle ubicado en el Departamento de Huánuco para el desarrollo de la Central Hidroeléctrica Huallaga I, acabó haciéndoles sentir parte de esa zona que abarca las comunidades de Chaglla, Pillao y Umari.

La Central ya supuso de por sí un gran beneficio para la población de dicha región, ya que a muchas áreas no llegaba el suministro eléctrico y no podían disfrutar del confort con el que ahora cuentan, gracias a los 392 MW de potencia que proporciona la central hidráulica. Esta mejora no solo impactó positivamente en el bienestar de miles de personas. También ayudó al desarrollo de sus actividades económicas, muchas de ellas consideradas esenciales, centradas principalmente en la ganadería y la agricultura desde tiempos ancestrales.

Haciendo de la eficiencia una forma de vida

Descubrir una sociedad que avanza aprovechando respetuosamente sus recursos naturales hizo sentir a las personas encargadas de llevar a cabo el proyecto, que había más factores que les unían a las comunidades que que les separasen. Con lo que resultó inevitable acabar conociendo más a fondo la cultura, las tradiciones y la historia de esta parte del mundo, hasta verse implicados e integrados.

Hace ya unos años de ese momento en el que el grupo energético instaló su central en esa zona peruana del valle del cauce del caudaloso río Huallaga.

Así fue como en 2015 comenzó esta relación que poco a poco se fue convirtiendo en algo mayor. En la actualidad, se está creando un Convenio de colaboración con el que promover y financiar proyectos que impacten directamente en el bienestar del pueblo Quechua y que afiance así el compromiso del grupo con la calidad de vida de las personas.

En aquellos inicios de la década pasada, los profesionales de Ibereólica Renovables necesitaban estar acompañados de un traductor de quechua para entender y hacerse entender, pero hoy ya es por ellos conocido que “¡Allin hamusqan kay!” significa “sean bienvenidos”.