En el año 2005 llevaban escasos meses en operación nuestros primeros parques eólicos Padornelo, Lubián y Hedroso-Aciberos, ubicados en el término municipal de Lubián, Zamora.

Estos parques instalaban aerogeneradores G-58 del fabricante Gamesa Eólica, de 850 kW, y de 55 metros de altura , que eran los de mayor tamaño en esa época. En 2005 – decimos – nuestros tres parques eólicos llevaban a penas 8 meses de pacible operación cuando irrumpió el gigante: el imponente y pionero aerogenerador Gamesa G-87, de 2 MW de potencia (casi triplicaba la de los G-58) y una altura de hasta 100 metros. Gamesa, que conocía nuestra vocación y nuestro compromiso con la innovación, necesitaba probar este aerogenerador aún en fase experimental, y decidió hacerlo instalando en 2005 uno de sus primeros prototipos G-87 en el terreno de nuestros parques. Todavía hoy, casi 16 años después, este gigante G-87 sigue habitando en nuestros parques, acompañado por sus hermanos menores G-90, también de 2 MW, y que instalamos en el año 2007.