La Planta Termosolar de Morón (Morón de la Frontera, Sevilla), forma ya parte de nuestra historia. 

Con 50 MW de potencia, esta instalación de generación que pusimos en marcha en 2012 fue diseñada con tecnología de concentración cilindroparabólica. 

El proceso de generación eléctrica en estas instalaciones parte de la concentración de la energía solar en grandes espejos con forma cilindroparabólica que actúan como grandes lupas, y concentran la energía térmica procedente del sol en tubos absorbedores por los que circula un aceite sintético que llega a alcanzar los 400ºC de temperatura.

El aceite sintético caliente se hace pasar por unos intercambiadores de calor por los que circula agua que, por efecto de la transmisión de calor procedente del aceite, se convierte en vapor.

El vapor es posteriormente conducido unos generadores de vapor de alta presión y después a una turbina que, conectada a un generador eléctrico,  produce la energía eléctrica que es exportada a la red de alta tensión para su posterior distribución a los centros de consumo.

Una vez entendido el proceso de generación, resulta fácil comprender la importancia que en estas grandes plantas tiene el agua, cuyo consumo llega a ser de 500.000 metros cúbicos al año.

Este gran consumo de agua suponía un gran reto para nuestra planta termosolar de Morón, dada la escasez del agua procedente de los pozos privados existentes en la finca en la que construímos la planta.

Fue entonces – la necesidad aguza el ingenio – cuando se nos ocurrió la idea de convertir la gran extensión de más de 200 hectáreas sobre la que se asentaba la planta en una gran cuenca de recogida del agua de lluvia, para lo que tuvimos primero que realizar un inmenso solado en la superficie del campo solar.

El agua de lluvia así recogida era después conducida por gravedad y almacenada en unas enormes balsas de 750.000 hectómetros cúbicos que nos permitieron operar la planta sin restricciones de agua.

Esta historia así contada obtuvo el reconocimiento, en dos años consecutivos (2012 y 2013),  del premio internacional a la mejor gestión del agua en plantas termosolares, otorgado por CSP Today, una de las mayores plataformas del sector termosolar.